Dojo

No fue hasta bien entrado el siglo XX cuando la práctica de Karate se fue trasladando paulatinamente al interior de habitáculos. Anteriormente, era habitual que los karatekas desarrollasen su práctica en patios, cementerios, y parajes naturales tranquilos.

El dojo, donde se lleva a cabo la práctica, no es un "gimnasio", sino un lugar donde los karatekas entrenan tanto sus cuerpos como sus mentes.

Los estudiantes de Shinsokai practican en sus propios dojos particulares. El dojo siempre se barre antes de la práctica, y se limpia después. Soji (limpiar) es una actividad importante en todos los dojos tradicionales.

El dojo es un lugar donde se fomenta el valor y se engendra una naturaleza humana superior a través del éxtasis del sudor por el trabajo duro. El dojo es un lugar sagrado, donde se pule el espíritu humano.

Nagamine Shoshin


Shinsokan Dojo

El Shinsokan es el dojo privado en casa de Richard Barrett Sensei en Almería (España).

Shinsokan Dojo Shinsokan Dojo Shinsokan Dojo Shinsokan Dojo

Shinsodo Dojo

El Shinsodo es el "dojo cueva" de Richard Barrett Sensei, que empezó a excavar en la colina de detrás de su casa en 2011, y cuya construcción terminó dos años después. (Saber más)


Dojo Terraza

Esta es un área más de entrenamiento construida por Richard Barrett Sensei en 2014-15 y pegada a su casa. Sin techo, y con mucho espacio, es especialmente adecuada para la práctica de Kobudo.

Patio Dojo Patio Dojo Patio Dojo Patio Dojo

Otros dojos particulares

Cuando entrenar en un dojo dedicado no es posible, es importante recordar el enfoque okinawense y sencillamente intentar sacar el máximo partido de lo que sí tenemos a nuestra disposición.

Cualquier lugar puede ser un dojo.

Funakoshi Gichin

Dojo Terraza Dojo Terraza
"Dojo Terraza" de Víctor López Bondía en Valencia (España).

Idokan Dojo

Idokan Dojo Idokan Dojo Idokan Dojo
Dojo de Jordi Muria en Alzira (España).

“No importa cuánto puedas destacar en el arte del Karate y en tus esfuerzos académicos,
nada es más importante que tu comportamiento y tu humanidad observada en la vida diaria.”