Defensa Personal
por Mark Sessions (2002)

Autodefensa - Definición del diccionario:

  1. n. El acto de defenderse o justificarse a uno mismo.

  2. El derecho legal a defenderse a uno mismo con fuerza razonable contra la (amenaza de) violencia - autodefensivo adj.

Experiencias de defensa personal a través del Goju ryu

Antes de empezar mi entrenamiento de Goju ryu con Richard Barrett Sensei, mi interpretación de "defensa personal" habría sido muy similar a la definición del diccionario citada arriba; y estoy seguro de que la mayoría de la gente pensaría del mismo modo.

Hace unos 10 años, cuando mi novia, Liz, y yo, fuimos a extremos opuestos del país a nuestras escogidas universidades, recuerdo sentir mucha ansiedad sobre su seguridad, caminando por las calles de Sheffield, a veces sola, ya de noche, por su camino habitual desde su residencia, atravesando los Jardines Botánicos, hasta sus clases in varios edificios desperdigados por Sheffield. Me preocupaba tanto que pronto le llevé una alarma anti-violación para que la llevara a todos lados. Pero eso no sirvió de mucho para apaciguar mis preocupaciones, ya que me sentía bastante inútil estando a 200 millas de distancia en Winchester.

Recuerdo sentir algo de alivio cuando me dijeron que Liz y sus amigas iban a asistir a un curso de defensa personal. Cuando le pregunté qué tal el curso, ella me explicó que básicamente le enseñaron varios movimientos que le permitirían darle un rodillazo o una patada en la entrepierna al atracador/violador, ya que obviamente, para una fémina no muy fuerte, ese sería uno de los mejores objetivos. Lamentablemente, esas clases de defensa personal pronto se terminaron súbitamente cuando Liz accidentalmente le rompió la clavícula a su mejor amiga mientras practicaban por parejas durante una de las lecciones.

Poco sabíamos entonces, pero hay formas mucho más prácticas de defensa personal que intentar ser un héroe y defenderte o, si tienes suerte, desarmar a tu agresor. Desgraciadamente, la ley de la física nos dice que no importa lo bien entrenado que estés, que seas hombre o mujer, tendrías suerte de salvarte contra alguien el doble de grande y fuerte, sobre todo si va armado, está borracho, o bajo el efecto de las drogas.

El entrenamiento en Goju ryu me abrió los ojos a una visión algo más amplia.

En primer lugar, como se ve en todos los katas, que empiezan con un movimiento defensivo en lugar de un ataque, nunca eres por tanto el agresor. También me sorprendí inicialmente cuando Richard Barrett Sensei estaba hablando de una hipotética situación de verse enfrentado por un borracho, en un mal barrio de la ciudad a la hora que cierran los bares, y mencionó las palabras "¡date la vuelta y corre!". ¿Por qué tendría que darse la vuelta y correr un karateka? Al principio, pensé que era una broma, de otro modo, ¿qué sentido tiene todo el acondicionamiento y entrenamiento si nunca vas a utilizarlo? Hasta que me di cuenta de que esa era la opción más segura y sensata siempre que fuera apropiada.

Sin embargo, cuando eso no es adecuado, entonces nuestro entrenamiento puede llevar a todo un abanico de posibilidades, desde conseguir sacarte de la situación hablando educadamente, hasta pelear como último recurso.

Entonces llegó una pregunta inesperada de Sensei, algo así como que al colocarte a ti mismo en una mala zona de la ciudad a esas horas de la noche, ¿no estás buscando problemas? ¿Podrías estar bebido tú también y ser por tanto más vulnerable?

Quizás podrías haber evitado ese escenario con un ligero cambio en tu plan nocturno para reducir cualquier posibilidad de que eso llegase a ocurrir. Si estuvieras en una zona mejor de la ciudad y no hubieras bebido tanto, eso podría reducir las probabilidades de enfrentamiento. O si por ejemplo fueras a tomar algo a casa de un amigo, eso sería incluso menos arriesgado.

Pronto se hizo evidente que hay muchas otras maneras de defenderse a uno mismo con un poco de premeditación. Esta consideración se puede ampliar más allá de evitar la típica pelea o atraco y puede adoptarse en las situaciones de la vida diaria.

Recuerdo presentarme para una sesión de entrenamiento, y antes de poder salir de mi vehículo, Richard Barrett Sensei se subió en el asiento del copiloto y dijo: "Bien, vamos a dar una vuelta". No tenía ni idea de cuál era el fin del ejercicio, hasta que fui bombardeado a preguntas durante el trayecto.

  • "¿Cuándo fue la última vez que comprobaste la presión de los neumáticos, el aceite, el líquido limpiaparabrisas, etc.?"

  • "¿Comes, bebes, o contestas al teléfono mientras conduces?"

  • "¿Crees que estás demasiado cerca del coche de delante?"

  • "¿Tienes espacio suficiente para apartarte si el coche de delante se parara en el semáforo e hiciera marcha atrás hacia ti?"

  • "¿Conduces con el seguro puesto?"

  • "Si alguien se acercara para hablar contigo, ¿abrirías del todo la ventanilla, o sólo lo suficiente para escucharle sin poder ser agarrado?"

  • "¿Has conducido estando cansado?"

Muchas más preguntas siguieron hasta que regresamos al Dojo, y Sensei me habló de una ocasión en la que un amigo suyo estaba intentando vender su coche. El futuro comprador parecía muy interesado y preguntó si podían dar una vuelta en el coche. Así que el vendedor le llevó encantado a dar una vuelta por el vecindario. A mitad de camino, el comprador preguntó si podría conducir el coche de vuelta, así que el vendedor detuvo el coche, y se bajó, dejando las llaves en el contacto listas para que el comprador condujera el vehículo. Mientras pasaba por detrás del coche para pasarse al asiento del copiloto, el comprador cerró las puertas por dentro, saltó al lado del conductor, y salió a toda velocidad robando el coche. Si el vendedor hubiera sido un poco más precavido y hubiera quitado las llaves del contacto para cambiar de asiento, puede que eso no hubiera sucedido.

La autodefensa de nuevo aplicada a la vida diaria, y era obvio que se puede adoptar en todas las facetas de la vida.

Comer: Come con sensatez, evita el sobrepeso y posibles problemas de corazón.

Beber: Bebe alcohol con moderación para evitar problemas de hígado y corazón o quizá perder el carné de conducir o tu vida (o la de otras personas).

Dinero: No acumules mucha deuda en tarjetas de crédito o similares. Ten sentido común y gasta con disciplina para evitar el estrés de no saber cómo pagar tus deudas.

Organización del tiempo: Intenta ser realista acerca de qué puedes conseguir para evitar ir con prisas y aumentar tus niveles de estrés defraudando a gente o siendo poco fiable.

Y la lista puede continuar...

Muchas de estas cosas pueden ser consideradas sencillamente de sentido común, pero con un poco de previsión, muchos infortunios podrían evitarse.

Quizá, si la persona que daba las clases de defensa personal a los estudiantes de la universidad de Sheffield hubiera hecho algo más de hincapié en si deberían o no andar solos por las calles de Sheffield, o en cuál es el camino más seguro, la mejor forma de hacer sonar una alarma, o qué tipo de ropa y calzado es el más adecuado para salir corriendo o dificultar una violación, quizá entonces no habría sido necesario el hincapié en romper la clavícula (defensa personal secundaria), aunque su utilidad está garantizada. Puede que venga a cuento el viejo dicho "más vale prevenir que curar".

Y aunque la definición de defensa personal del Diccionario de Inglés de Oxford es correcta, quizá le falte una palabra clave: "¡Prevención!"

Mark Sessions
Octubre 2002

“No importa cuánto puedas destacar en el arte del Karate y en tus esfuerzos académicos,
nada es más importante que tu comportamiento y tu humanidad observada en la vida diaria.”